martes, 22 de septiembre de 2009



Kimberley Vlaeminck, la joven belga que saltó a la fama por tatuarse 56 estrellas en la cara y denunció en un principio que el tatuador lo habia hecho sin su consentimiento, ha llegado a un acuerdo con el mismo para que le pague los 3.000 euros que cuesta borrarlas.

Para ello deberá someterse a 10 sesiones de láser con anestésia local, cada una con un coste de 300 euros.

Lo que no entiendo es porqué el tatuador acepta ese pago cuando en realidad fue ella quien queria las 56 estrellas.


Tags: tatuaje, cara, estrellas

Escrito por Desconocido @ 18:01  | Curiosidad
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios