Jueves, 20 de septiembre de 2012

En fecha 11 de septiembre, Diada Nacional de Catalunya, se conmemora la caída de Barcelona  en manos de las tropas borbónicas al mando del duque de Berwick durante la Guerra de Sucesión Española el mismo 11 de septiembre de 1714, tras catorce meses de sitio. Así, también se recuerda la consiguiente abolición de las instituciones catalanas tras la promulgación de los Decretos de Nueva Planta, en 1716.

En la pasada Diada de 2012, un clamor popular de un millón y medio de personas (abuelos, padres, hijos, nietos) salío por las calles de Barcelona solicitando a voces la Independencia, el pacto fiscal, la libbertad y el socialismo, y protestando por el "tijerazo".

Con un producto interior bruto de 200.111 millones de euros (2009), la economía catalana es la primera de las comunidades autónomas de EspaÑa Con respecto al PIB per cápita, Cataluña se sitúa en la cuarta posición después de la Comunidad de Madrid, Navarra y País Vasco, con 27.053 € (2010), superior a la media española de 22.152 €, y a la media de la Unión Europea de 24.486 €.

Según Rubalcaba (secretario general del Partido Socialista Obrero Español "PSOE"), “a Rajoy se le ha ido el país de las manos”,  después de augurar que el presidente del Gobierno acometerá nuevos recortes y ajustes, basándose en su propia intuición y en que la pasada semana no respondió sobre qué iba a hacer con las pensiones y con el sistema de jubilación. Pues bien, Rubalcaba tiene claro que los pensionistas no recuperarán el poder adquisitivo perdido, y se adelantarán los plazos de entrada en vigor de la edad de jubilación a los 67 años. Ley aprobada por el Gobierno socialista.

El día anterior había estado Rubalcaba en Cataluña, con sus compañeros del PSC, en un acto en el que los socialistas catalanes pidieron avanzar en el federalismo, como réplica a la independencia que plantea CiU y su presidente, Artur Mas. El líder socialista reconoció que la palabra federal no le asusta, pero lo fundamental que necesita Cataluña —“porque está muy mal”— es un nuevo modelo de financiación, sobre el que hay que hablar. “¿Y pacto fiscal?”. No, Rubalcaba rechaza el pacto fiscal, porque conduce al modelo del concierto vasco, y en esto no está de acuerdo.

Incluso el monarca español, Juan Carlos I, puso su guinda en el pastel entrado de lleno en el debate sobre el movimiento independentista catalán. Y lo hizo para criticarlo sin paliativos a través de una carta publicada en la web de la Casa Real: "En estas circunstancias, lo peor que podemos hacer es dividir fuerzas, alentar disensiones, perseguir quimeras, ahondar heridas. No son estos tiempos buenos para escudriñar en las esencias ni para debatir si son galgos o podencos quienes amenazan nuestro modelo de convivencia. Son, por el contrario, los más adecuados para la acción decidida y conjunta de la sociedad, a todos los niveles, en defensa del modelo democrático y social que entre todos hemos elegido."

Medios centralistas como ABC, Intereconomia TV, 13 TV y etcétera por dar un ejemplo, no parar de hablar del rescate de Catalunya para 2012 e incluso para el 2013, per en cambio no hablan del que el déficit fiscal de Catalunya con respecto a la administración del Estado entre 1986 y 2009 fue, de media, del 8% del PIB, dato de la balanza fisca de Catalunya con el sector público estatal, que es la diferencia entre lo que aportaron los catalanes al conjunto de España en forma de impuestos y lo que recibieron del Estado a través de los servicios públicos y las inversiones.

En 2009, el déficit fiscal de Catalunya fue del 8,4%, lo que se traduce en un balance negativo de 16.409 millones de euros. Apenas se aprecian diferencias substanciales con los años anteriores y, no solo eso, sino que, el déficit ha sufrido un ligero creciemiento al pasar del 7,9% del PIB (-14.493) en 2006 al citado 8,4% en 2009. Durante este, la media fue del 8,2%. Estos datos corresponden a uno de los métodos de cálculo utilizados por la conselleria, el del flujo monetario, que mide el impacto del sector público en la situación macroeconómica del territorio.

El estudio también pone cifras al saldo fiscal de Catalunya por habitante, es decir, qué cantidad pierde cada ciudadano de media entre lo que aporta a través de sus impuestos y lo que recibe en concepto de servicios públicos en su comunidad autónoma. Según los calculos, en 2009 cada catalán aportó 2.251 euros de más. Esta cifra del saldo fiscal por persona se ha doblado durante el periodo total estudiado, (entre 1986 y 2009) pasando de 1.076 euros a los 2.251 indicados.

En este mismo periodo, un estudio del departament de Economia indica que los catalanes han aportado de media, el 19,49% de los ingresos de la Administración Central y de la Seguridad Social, mientras que han recibido, de media, el 14,03% del gasto que hace la Administración Central y la Seguridad Social. Excluyendo las redistribuciones interpersonales mediante derechos adquiridos individualmente (Seguridad Social y prestaciones de desempleo), las cifras quedan de la siguiente manera: Entre 1986 y 2009, Catalunya ha aportado el 19,73% de los ingresos del Estado y ha recibido el 11,17% del gasto que ha hecho el Estado. Esto tiene una fácil traducción: para cada euro recaudado en Catalunya, 43 céntimos no se gastan en Catalunya, concluye el estudio.

Visto lo visto el "pacto fiscal" con el Estado es la única solución para invertir esta dinámica, que se ve como "insostenible a corto plazo".

Otro tema seria el de la embajadas catalanas, y su despilfarro.
Vamos a ver:
detallo a continuación algunos de los gastos imprescindibles, fundamentales para el interés nacional, de las embajadas españolas en el mundo:

- 380.000 € para el proyecto de residencia del embajador en Canberra

- 344.964,84 € en el nuevo consulado general en Cantón

- 115.000 € en banderas, mástiles y escudos oficiales

- 141.000 € en ropa de cama y toallas de baño

- 430.000 € para el consulado español en Shanghai

- 320.000 € en cubertería de gala y servicio de mesa

- 6.369.197,28 € para la nueva embajada española en Marruecos

- 390.000 € restauración del Palacio-Embajada española en el Vaticano

- 840.000 € de ampliación de la embajada española en Moscú

- 460.000 € para los jardines de la embajada de París (toda la embajada catalana en París cuesta 400.000).

- 324.000 € en limpieza a la embajada alemana

- 320.000 € en juegos de mesa
En definitiva, el coste de construir una embajada en Marruecos es el triple de lo que costaron TODAS las embajadas catalanas en el exterior en 2011. ¿Quién está despilfarrando? ¿Qué dinero rinde más, el de las embajadas catalanas en Nueva York, Londres, Berlín, París y Buenos Aires o el de la española en Rabat?
Otro razonamiento de estudio catedrático es el que nos da el ministro de Exteriores, José Manuel García-Margallo, asegurando que la secesión de Cataluña es del todo inviable, "letal" y contraria a la normativa comunitaria, por lo que un eventual Estado catalán se situaría fuera de la UE de forma "eterna", lo que sería letal para la comunidad.
Según el ministro, es un hecho objetivo que una Cataluña independiente se quedaría fuera de la UE, ya que así lo aseguran los distintos tratados. Explicó que según la legislación europea, "los temas internos referentes a la ordenación e integridad territorial e integridad territorial corresponden a los Estados" que lo establecen en sus constituciones, e insistió en que la Constitución española deja claros dos preceptos: que la soberanía pertenece al pueblo español" y la "unidad de la nación indisoluble", por lo que cualquier intento de separación es contrario al ordenamiento constitucional.

En cualquier caso, argumentó que la Constitución no podría reconocer la independencia de Cataluña, porque sería ilegal: "Es un aspecto que no es reformable y, al no ser constitucional, no cabe en la UE".

Además, una Cataluña independiente requeriría de la "unaminidad" de todos los estados miembros, algo que, a su juicio, difícilmente sería posible al quedar una eventual Cataluña independiente fuera de la legalidad.

Además, un Estado propio para Cataluña sería "letal" para su economía, puesto que al estar fuera de la UE, sus productos tendrían aranceles, no habría euro sino una divisa propia y sus relaciones diplomáticas estarían marcadas por el "aislamiento", siendo la independencia "un camino sin salida que colocaría a la región en la ilegalidad europea", con unas perspectivas de estar fuera de la UE. durante un tiempo indefinido, casi eterno, porque tendría que ponerse a la cola y pedir su adhesión, y BLA-BLA-BLA.

Y para acabar y no ponerme pesado, incidir en la múltiples diferencias existentes entre EspaÑa y Catalunya, entre Mou y Tito, entre Cristiano y Messi, entre sevillanas y sardanas, entre la Ñ y la NY, y otors ectéteras mas.
I és que el nostre tarannà sempre serà el de Força, Equilibri, Valor i Seny.
VISCA CATALUNYA LLIURE ||*||

Comentarios