Mi?rcoles, 18 de marzo de 2009

       

Un coolhunter se dedica a identificar estilos punteros y minoritarios, y a vender su talento convenciendo a empresas de que esos estilos elitistas son potenciales modas masivas.

He estado reflexionado sobre el tema y he descubierto la paradoja del coolhunter: cuanto más triunfa en acercar lo “último” a lo corriente, más evasivo se vuelve lo novedoso y más necesarios se vuelven por tanto sus servicios para identificar las cada vez más escasas tendencias punteras. Supongo que este círculo vicioso de auto-perpetuamiento profesional es lo que hace que la demanda de coolhunters se mantenga en alza. Al otro lado del trato, por supuesto, hace falta una empresa que convierta el pálpito del trendspotter en realidad, que masifique lo especial…

Ya he aprendido que existen diversas categorías de coolhunters, con diferentes niveles de compromiso y experiencia: están los gurús que cobran enormes cantidades de dinero por informes que venden a grandes multinacionales – y no se limitan a influenciar a empresas sólo de moda, sino de múltiples sectores de consumo: automoción, decoración, alimentación etc. – los que observan a pie de calle y cobran en cheques-regalo por informar sobre sus sensaciones, los que viajan constantemente a capitales del vanguardismo en búsqueda de lo último en streetwear, los que se mueven en exclusiva en un determinado ambiente (por ejemplo, en el mundillo del hip-hop, entre las famosas Shibuya-girls en Tokio, etc.)

En todo caso, lo que he descubierto es que para ser un coolhunter de éxito no es suficiente con tener intuición, ser creativo o tener estilo propio. Los consultores exitosos son multidisciplinares y no sólo tienen visión y se alimentan de múltiples estímulos a nivel internacional, sino que dominan conceptos de historia del arte, comunicación, psicología, escenografía, sociología, marketing y diseño gráfico e industrial.

   
A nivel europeo el nombre de referencia en esto del coolhunting profesional es Nelly Rodi, fundadora de la consultora de su mismo nombre que ofrece servicios de asesoramiento creativo a empresas como L’Oreal desde 1985. Cuenta con 30 profesionales multidisciplinares exclusivos y multitud de colaboradores freelancers que interactúan creativamente y viajan constantemente por todo el mundo para imaginar y anticiparse a las marcas, conceptos, estilos de vida y modos de marketing y distribución del futuro.

Y a nivel español, hace algo más de un año Daniel Córdoba creó en Barcelona la consultoría The Hunter, con 12 profesionales locales más 8 corresponsales por el mundo: en Madrid, Bilbao, Valencia-Palma, Londres, París-Berlín, Nueva York-Las Vegas y Tokio.

Y como no, para satisfacer la creciente demanda de estos profesionales, ya existen postgrados en coolhunting. No hay excusas para no acceder a esta profesión, incluso puede hacerse por la tradicionalmente “uncool” vía académica…


Tags: coolhunter, streetwear, trendspotter, Oreal, freelancers, uncool, Rodi

Escrito por jonyvigut @ 14:22  | Lo mas ...
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios