Mi?rcoles, 06 de mayo de 2009

La Universidad de Nagoya realizó un curioso experimento para indagar las causas de los atascos espontáneos. Para ello situó 22 vehículos en una pista circular de 230 metros, pidiendo a los conductores que procuraran mantener una velocidad constante de 30 kilómetros por hora.

Se comprueba que la fluctuación en la distancia entre los vehículos hace variar la velocidad hasta que algún conductor se ve obligado a frenar y desencadena el atasco, que se propaga hacia atrás. El disparador, según los investigadores, se debe a las diferencias individuales en el comportamiento de los seres humanos, bien por un error, bien como consecuencia de las diferentes reacciones en algún lugar del círculo en el que la capacidad de tráfico es ligeramente menor.



Vía NewScientist


Tags: atascos

Escrito por jonyvigut @ 18:44
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios