Viernes, 12 de junio de 2009


Llegó al Barça de la mano de Pepe Samitier, entonces secretario técnico que se desplazó a Paraguay tras recibir informes muy favorables del ariete, que jugaba en el Libertad.
Nacido el 11 de marzo de 1935 en Asunción, en el seno de una familia de origen español, Eulogio Martínez Ramiro se inició en el Atlanta y, con apenas 18 años fochó por el Libertad, con el que fue campeón de Paraguay en 1955 y máximo goleador.
 
Empezó a jugar con normalidad con el Barça en la temporada 1956-57 y Domènec Balmanya le hizo titular muy pronto, comenzando su idilio con la afición. En aquella campaña, llevó a cabo una de sus más memorables gestas, al endosarle siete goles al Atlético de Madrid en el partido de ida de los octavos de final de la Copa del Generalísimo. Y aún le anularon dos más...

En la triunfal etapa de Helenio Herrera, Eulogio fue uno de los puntales y logró excelentes registros goleadores. El 22 de noveimbre de 1959 debutó con la selección española, con la que jugó ocho veces y disputó el Mundial de Chile.

Eulogio estuvo siete temporadas en el Barcelona y dejó un inolvidable recuerdo no ya sólo por sus goles sino por su entrega, valentía, garra y juego fantasioso. Se le conoció como el ‘abrelatas’ por su enorme facilidad para romper los cerrojos contrarios. Y los viejos aficionados aún recuerdan su famosa jugada del tirabuzón en la que hacía un espectacular ‘sombrero’ a su marcador tras picar el balón con la punta de su pie derecho.

Jugó 225 partidos como blaugrana y marcó 168 goles.

En la inaguración del Camp Nou con un partido contra una selección polaca, el histórico primer tanto lo hizo Eulogio. Justo Tejada quebró a su marcador, centró y el ariete guaraní, a trompicones, envió al fondo de las mallas. Fue tanta la alegría del ‘Coco’ -apodo con el que le conocían sus compañeros- que se colgó de la red.
Eran, exactamente, las cinco y dieciséis minutos de la tarde del 24 de septiembre de 1957.

Después de abandonar la disciplina barcelonista, jugó con el Elche 2 temporadas, 1 con el Atlético de Madrid y la última con el Europa en segunda división, colgando las botas a los 31 años por problemas de obesidad, en el año 1966.

Unos cuántas años más tarde, tuve la suerte de tenerlo como profesor de preparación física en el Instituto Obispo Sivilla de Calella, y todavia me acuerdo de su gran control de la pelota y de una frase hacia un compañero de clase diciendo: "Ete chavá etá tonto".

Murió atropellado en una accidente de carretera, mientras reparaba su vehículo.


Tags: Eulogio, Martínez, Barça, Camp, Nou, goleador

Escrito por jonyvigut @ 0:52  | Lo mas ...
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios