Jueves, 13 de agosto de 2009

Jesse Owens ganó 4 medallas de oro en los Juegos Olímpicos de Berlin de 1936. Ganó los 100 metros en 10.3 segundos, luego la longitud con 8,06, se impuso también en los 200 metros y, finalmente, lideró la victoria en los 4x100.
En estos juegos de glorecimiento nazi, se intentó demostrar la superioridad de la raza aria frente a la sudafricana, a la que llamaban bastardo de Renania. Y Owens les jugó una mala pasada.
La leyenda dice que Hitler, indignado, le negó la mano al tetracampeón y abandonó el estadio. Owens, en su biografía, reconoció que el dictador le había saludado con la mano, pero no se la dio porque días antes había sido reprendido por el Comité Olímpico Internacional por no saludar al campeón negro de altura Cornelius Johnson y, a partir de entonces, había decidido no saludar personalmente a ningún campeón.



En las Olimpiadas fue aplaudido por 110.000 personas, muchos alemanes le pedían autógrafos, y se hospedó en el mismo hotel que los blancos.
En 1984, una calle de Berlín fue renombrada con su nombre, al igual que una escuela secundaria en el distrito Lichtenberg.

Al volver a EEUU, ya no pudo sentarse en la parte delantera del autobús, tenía que ir atrás, y tampoco podía vivir donde queria.
Hitler lo saludó con la mano, pero el presidente norteamiricano Roosevelt ni lo intentó.
Recibió la medalla Presidencial de la Libertad de los EE.UU. en 1976 por Gerald Ford y, a título póstumo, la Medalla de Oro del Congreso por George H.W. Bush el 28 de marzo de 1990. Murió en 1980.


Tags: jesse, owens, juegos, olímpicos, berlin, aria, hitler

Escrito por jonyvigut @ 15:42  | Lo mas ...
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios